Blogia
ENTRE LÍNEAS

A casa una vez más, pero con la cabeza alta

A casa una vez más, pero con la cabeza alta <p>


Una vez más, nuestro combinado nacional tiene que hacer las maletas antes de tiempo y tomar rumbo a casa. Una vez más, nos inunda la sensación de tener la victoria en nuestras manos y no ser capaces de hacernos con ella. Una vez más, la abismal ilusión de millones de españoles se ha esfumado en un sólo instante. Una vez más, despertamos del esperado sueño de alcanzar la gloria otorgada por la conquista del título mundial... Sin embargo, a pesar de esta gran decepción, me invade un intenso sentimiento esperanzador. La esperanza que promete un grupo de jugadores jóvenes en proceso de madurez que, por encima de todo, viven el fútbol en su forma más bella: aquella que defiende el toque sutil, el dinamismo, el juego entre líneas, la fuerza inteligentemente controlada...aspectos que nuestros pupilos no abandoraron en ningún momento. El antiestético y anquilosado fútbol desplegado por las escuadras tradicionales, goza de una efectividad indiscutible, como vuelven a demostrar en esta ocasión selecciones como la inglesa, la italiana o el mismo verdugo de España: Francia. Nuestro modo de ver el fútbol no consigue nunca cruzar la meta, pero en esta ocasión, al menos, el corto trayecto recorrido ha dejado imágenes de una enorme belleza grabadas en la retina. El anticipado retorno al hogar vuelve a ser triste y doloroso, pero con la cabeza alta.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres