Blogia
ENTRE LÍNEAS

Amsterdam: días bohemios, ardientes noches

Amsterdam: días bohemios, ardientes noches<p>

El armónico y silencioso pedaleo de infinitos ciclistas desplazándose imperceptibles por la ciudad constituye la banda sonora con la que arranca el amanecer de Amsterdam.  Casas de cuento, edificios sublimes de ingente belleza, majestuosos museos repletos de peculiares retratos del mundo fotografiados con pincel de dioses, canales de aguas mágicas y la sosegada calma del ambiente esbozan el paisaje central en el que se desarrolla la historia diaria de un paseo por la ciudad de los tulipanes, de los zuecos de madera y el delicioso queso. Sus protagonistas, en contraposición al típico tópico de persona nórdica fría y seria, dibujan grandes sonrisas al dirigirse a los turistas al explicarles la ubicación de un lugar concreto o contarles algún detalle importante sobre la ciudad, muestra de una entrañable amabilidad. El intenso olor a cómida rápida de lo más variopinto que se extiende al mediodía, característico de cualquier otra ciudad moderna, pronto deja paso a un embriagador aroma a finas hierbas al atardecer, mostrando el camino, en forma de bienestar y felicidad, a la ardiente noche. Con la marcha del sol, las calles van enrrojeciéndose cual pasión que aumenta en el amor, dando rienda suelta al deseo sexual, a la muestra libre y sin tapujos de la más pura sensualidad. En un sólo instante, como todo lo bueno, parece marchitarse esta viva flor con la vuelta a casa, la cual, sin embargo, está acompañada de un magnífico sabor de boca, el de haber degustado en una nube un suculento manjar: el inolvidable bocado al pan de la libertad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Hugo -

Me ha encantado tu reportaje y tu gran talento de llegar a transmitirme la idea y poderla imaginar como si la hubiese vivido. Asi que te haré caso.. y viajare, y si es verdad aqui te volvere a escribir

Diego -

Que ganas de viajar, de ver sitios nuevos, vivir sitios nuevos. Muchas gracias Juli, has hecho que mi mente viaje, que saboree, que huela, que oiga tu viaje por Amsterdam. Ya me contarás más relajadamente los detalles más delciciosos del viaje. ¡Sigue así!

Ana -

El mejor sabor de boca van a ser los recuerdos que lleves en el corazón de los instantes que has vivido allí, y como al cerrar los ojos y revivir cada experiencia, se te dibujará una preciosa sonrisa en tus labios.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres